top of page

TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA (TEA)

Actualizado: 10 abr 2023

El autismo es un conjunto de alteraciones en el neurodesarrollo que inicia en la infancia y se mantiene toda la vida. Afecta a un 1% de la población a nivel mundial, dándose con más frecuencia en hombres que en mujeres.

Las personas con autismo se diferencian principalmente en su forma de socializar y de procesar la información. La afectación tanto cognitiva como de lenguaje se da dentro de un continuo con una alta variabilidad, es por ello que se entiende el autismo como un espectro.


Las dos principales características del autismo son un déficit en la comunicación y la interacción social, y una serie de patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento que causan un deterioro importante en el funcionamiento habitual de la persona.


Por un lado, aunque diferentes estudios han evidenciado alteraciones neurobiológicas y genéticas asociadas, a día de hoy, aún no se ha podido establecer un modelo que explique el origen y la fisiología de las personas con TEA.



Por otro, estudios más recientes han dado lugar a la idea de que el autismo está caracterizado por una conectividad neuronal atípica, más que por una alteración en áreas puntuales.



La evaluación debe de ser multidisciplinaria, para detectar el autismo de manera temprana es esencial para una intervención rápida. Los signos de alarma para un posible trastorno del espectro autista son los siguientes:

  • No se observan sonrisas u otras expresiones placenteras a partir de los 6 meses.

  • No responde a sonidos compartidos, sonrisas, u otras expresiones a partir de los 9 meses.

  • No balbucea a los 12 meses.

  • No hace o no responde a los gestos sociales (señalar, mostrar, decir adiós con la mano, entre otros) a partir de los 12 meses.

  • No dice palabras sencillas a partir de los 16 meses.

  • No hace frases espontáneas de dos palabras con sentido a partir de los 24 meses.

  • Cualquier pérdida del lenguaje o habilidad social a cualquier edad.

  • En caso de detectar alguna de estas señales, es conveniente iniciar un estudio por parte de profesionales especializados.

El tratamiento de las personas con autismo actualmente se centra en reducir los síntomas que interfieren con el funcionamiento diario y la calidad de vida. El trastorno del espectro autista afecta a cada persona de distinta manera, por lo que en cada caso serán distintas las necesidades de tratamiento.


Es importante que la terapia sea individualizada, transdiciplinaria y estructurada.

También se puede incluir farmacoterapia en caso de que se den síntomas específicos como hiperactividad u otra condición que pueda tener al mismo tiempo, como la ansiedad o la depresión.


Por estas razones, el trabajo conjunto entre clínica, familia y centro de estudio es fundamental; siendo de gran relevancia el entorno, a la hora de abordar cada caso.




Raquel Gutiérrez

Psicóloga General Sanitaria

(COP)28552


250 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page